¿Se pierde la Salvación?


¿Es verdad que se pierde la salvación?

Este tema se ha vuelto controversial (y no sé porqué), sin embargo en este artículo expresamos nuestra opinión y la de teólogos.

En Juan 5:24 leemos
"De cierto, de cierto te digo: el que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida". 

Es decir que si "escucho" la palabra de Cristo y "creó" que Dios le envió, tengo vida eterna. Y yo creo que Jesucristo no fue un mentiroso. Sin embargo me voy a permitir poner a continuación, antes de proseguir con el artículo algunas citas bíblicas que señalan los defensores de ambas doctrinas acerca de que no se pierde y que si se pierde la salvación.

No se Pierde                                                                                              
Esdras 8:22 Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan.


Isaías 12:2 He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. 

Isaías 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Juan 3:16.  Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 10:27. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 

Juan 10:29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Hechos 2:21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 3:24 Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

Romanos 8:32-39 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. 

Efesios 2:8-9 Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

Hebreos 5:7-9 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.



Se Pierde 
Ezequiel 33:13-18 Cuando yo dijere al justo: De cierto vivirás, y él confiado en su justicia hiciere iniquidad, todas sus justicias no serán recordadas, sino que morirá por su iniquidad que hizo.../// cuando el justo se apartare de su justicia, e hiciere iniquidad, morirá por ello.

Mateo 10:22  Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Mateo 24:11-13 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Juan 15:5-6 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.


Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 

1 Corintios 10.12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.

Colosenses 1.21-23 Y a vosotros también ... os ha reconciliado ... para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído.

Hebreos 2:1-3 Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?

Hebreos 3:6 Pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.

Hebreos 6:4-6 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio

Hebreos 10:39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

Santiago 5:19-20 Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.

2 Pedro 2.20-22 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

2 Pedro 3:17 Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.

Apocalipsis 3:5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. 



Como observará, querido lector/a lo que encontramos son pasajes que hablan de cuidar la salvación. Se nos manda perseverar hasta el fin. Y los versículos arriba mencionados señalan que :

La salvación es por gracia, no por obras, entonces no puede perderse. Efesios 2:8-9.

El decir que uno puede perder la salvación es decir que la salvación depende de las obras de uno. Puedo jactarme y mirar hacia el cielo y decir "Dios, has visto cómo he sido fiel durante treinta años y cómo te serví".
Eso queridos es gloriarse y la Biblia es muy clara cuando dice que "no por obras para que nadie se gloríe". La salvación no depende de las obras pasadas, presentes o futuras, depende de la gracia (ese favor inmerecido) de Dios tal y como nos dice Pablo en su epístola a los Romanos en el capítulo 4 versículos del 1 al 8.

Es muy distinto a afirmar y entender que el hombre y sólo él se gana un lugar en el infierno por sus obras como se señala en Romanos 6:23 y Apocalipsis 20:12-15. Pero entendamos, el hombre no se puede "ganar" su lugar en el cielo. Reitero, el único modo, método, forma en que uno puede ir al cielo es por la gracia Dios y la obediencia a ÉL.

El creyente fue salvo por la obra de Dios, y no puede perderse:

Dios Padre nos escogió. Efesios 1:4-5 y Romanos 8:29. Obsérvese, medítese, entiéndase que el escogernos era y fue previo conocimiento que íbamos a aceptar a Cristo como Salvador personal.

Dios Hijo nos redimió. Efesios 1:7 y Hebreos 9:12, Isaías 43:1-2. Cristo nos ha comprado y pertenecemos a él.

Dios, el Espíritu Santo nos selló. Efesios 1:13 y Efesios 4:30. Noten que este sello es "hasta el día de la redención", hasta el día en que la propiedad comprada por Cristo esté en presencia del que lo compró.

Dios no se equivoca al decir que el pecador que se arrepiente es salvo.

" Siempre y cuando permanezcas en mi vivirá para siempre" . Juan 15:3-4-5

La Obra de Jesucristo como mediador nos garantiza la salvación eterna:

Durante su ministerio aquí en la tierra, Cristo prometió:

... "que no nos echaría fuera de su familia por ninguna causa." 1. Juan 6:37

... "que tenemos 'Vida Eterna' ". ¿Acaso se puede terminar algo que es eterno? También dijo que "no perecerán jamás". Eso quiere decir que ni hoy, ni mañana, ni en cualquier otro día podrá el creyente perder su salvación. También dijo: "ni nadie las arrebatará de mi mano". Eso quiere decir que ni el diablo mismo puede quitar o arrebatar la salvación. 2. Juan 10:27-29

Ahora, en el Cielo, Cristo es nuestro abogado DÍA Y NOCHE. Él intercede constantemente por nosotros - I Jn. 2:1.

El decir que uno puede perder la salvación es decir que Cristo como intercesor no tiene poder.

El pecado mismo no puede hacer que el cristiano pierda la salvación:

Jesucristo ya pagó la pena de todos nuestros pecados: presentes, pasados, y futuros. Todos nuestros pecados eran en el tiempos pasados. "Futuro" cuando Cristo murió. I de Juan 2:2

Cuando el cristiano peca, ofende a su Padre Celestial, y la comunión entre ellos se pierde, pero no el parentesco. Estúdiese I Corintios 5:5, donde Pablo nos da una explicación, en solo un versículo de una verdad eterna.

En otro artículo hablaremos sobre la Aposatasía, que es un tema muy interesante

Como conclusión deseo preguntar lo siguiente para comprender mejor este asunto de la salvación.

Dígame, ¿por cuántos pecados murió Jesús? 

Le pregunto, ¿a qué vino nuestro Señor Jesucristo? Si nuestra salvación está a nuestra consideración, ¿entonces porqué y para qué murió en la cruz Jesús?
Si Dios ya me ha dado un regalo, un regalo que yo acepté sinceramente y de corazón, ¿entonces me lo va a quitar porque me porté mal y porque en ocasiones desobedezco?
¿Es un dios del Olimpo para que se deje llevar por sus emociones o es un DIOS real, verdadero y fiable que lo que dice lo sostiene?

























About the author

Admin
Donec non enim in turpis pulvinar facilisis. Ut felis. Praesent dapibus, neque id cursus faucibus. Aenean fermentum, eget tincidunt.

Copyright © 2013 La Didake... El Camino and Blogger Themes.